Siempre nos quedará París (Bercy)

París es una comuna. Un vacío de poder al final del calendario. Ocho campeones distintos en las últimas ocho ediciones muestran la volatilidad del evento. Fecha por nadie manchada de rojo en el almanaque, apuntada por muchos como posible remiendo de fin de curso. Un oasis donde enterrar achaques, miserias o sueños por cumplir. Davydenko, Berdych, Tsonga o Soderling lograron allí su primer Masters (único hasta la fecha en los tres últimos casos). Maquillar una débil temporada, decorar un modesto palmarés, reactivar una ceñida confianza, apuntalar una emergente carrera,… todo está permitido en la anárquica capital francesa. A unas alturas de la película donde la élite suele haber cerrado el capítulo de objetivos o centra sus últimos sudores en los grandes broches de temporada, las circunstancias suelen condicionar un escenario de dos caras: demasiado grande para los pequeños, demasiado pequeño para los grandes. Exprimidos los físicos nobles tras una larga campaña, a menudo queda horadada la tierra para la clase media. Abonado el terreno para aquellos que durante la temporada se acercan pero no llegan. Leer más de esta entrada

Anuncios

La piedra de Rosetta 2.0 > Race ATP

A efectos de ranking hay dos tipos de jugadores: aquellos a los que ATP denomina commitment players y otros conocidos como not-commitment players. Se establece esta distinción para determinar los torneos que, de forma obligatoria*, deben jugar ciertos tenistas así como para establecer qué eventos contarán a la hora de configurar su ranking. En la temporada 2011, pertenecen al primer grupo todos aquellos hombres que, a fecha lunes 15 de noviembre de 2010 –temporada terminada-, formaban parte del top 30. El resto, es decir aquellos cuyos nombres -en la fecha indicada- figuraban por debajo de la 30ª posición, pertenece al segundo grupo. Leer más de esta entrada

Promoción del 2011: Roland Garros (II)

Realizamos a continuación un breve repaso acerca de los alumnos más aventajados sobre la arcilla de París en 2011.

Li: Al igual que en el Abierto de Australia –donde quedó a 10 puntos de ganar el título-, la china volvió a dominar una final de Grand Slam durante una manga y media. Exactamente igual que en Melbourne, el momento delicado apareció a la hora de cerrar el partido. Pero a diferencia de lo ocurrido en las antípodas, fue capaz de convertir en terminal la fase crítica del encuentro. La asiática ha sabido adaptar un juego forjado para el cemento hasta rozar la excelencia sobre la arcilla. Dotada de pesados argumentos desde ambas alas, un serio servicio y una atractiva movilidad, ha mostrado grandes progresos en una de las últimas asignaturas pendientes: el deslizamiento. Siendo la primera jugadora desde Serena Williams en el US Open 2001 en batir a cuatro top ten camino del título -la prensa nacional lo ha calificado como mayor éxito en los últimos 30 años del deporte chino- fue capaz de absorber la potencia de estilos directos del calibre de Kvitova, Azarenka o Sharapova antes de moldear a la versátil Schiavone. Histórico. Matrícula de honor. Leer más de esta entrada