Previa del ATP Dubai

Primer sector: En circunstancia similar a la de 2011, Djokovic hace su primera aparición tras ganar el Abierto de Australia con el objetivo de revalidar su corona de Dubai. Siendo tricampeón en ambos eventos, son los torneos más fructíferos de su carrera y los 15 triunfos consecutivos en el emirato dubaití la racha más amplia jamás alcanzada en un torneo por el serbio. Abriendo ante un rival (Stebe) que ha ganado tantos partidos en el circuito como títulos de Grand Slam figuran en el palmarés del actual número 1 y con Stakhovsky como principal oposición antes de cuartos de final, probablemente sea el favorito con horizonte más despejado. Carente el cuadro de top 10 españoles, corresponde a Serbia la mayor representación en el torneo de ese selecto grupo. Tipsarevic buscará un duelo fratricida ante su joven referente, un duelo que ya cayera de su lado en el último precedente en las Finales ATP de Londres. No obstante, en lugar de un Novak deseoso de terminar la temporada debiera encontrar un competidor ávido por emprender un nuevo camino. Antes de fijar las lentes en Djokovic, sin embargo, pudiera tener que domar las acometidas de Ljubicic. Quien fuera campeón en el desierto de Indian Wells, buscará herir sobre el erial de Dubai.

Segundo sector: Tras profundas crisis post-Melbourne en las dos últimas temporadas, habrá que ver cómo retoma Murray la competición después del primer Grand Slam del año. Con balance más positivo a pesar de ceder antes en Australia, se antoja un tramo para seguir creciendo en lugar de para evitar seguir sangrando. Aun lesionado en el pie, la primera gran amenaza la encarna un Davydenko que ya le batió en la edición de 2008 y capaz de exigir a Federer hasta el décimo juego de un tercer parcial dos semanas atrás. Envejecido pero aún hábil de golpeo y fugaz de piernas, a tres parciales, es posible que el ruso llegue siempre y casi siempre bien, pero el resistente escocés debiera llegar siempre y casi siempre mejor. Nunca presente más allá de cuartos de final en el páramo dubaití, Andy podría cruzar con Berdych en dicha ronda. El checo, en fase dulce desde otoño y vencedor de los últimos tres duelos ante el número 4 del mundo, sólo ha cedido en 2012 sobre pista dura ante campeones de Grand Slam en la superficie. Alcanzando sets finales en todas sus batallas previas a tres mangas, podría resultar una colisión suicida antes de encarar un previsible duelo con Djokovic. Antes de pensar en el escocés, no obstante, Becker o Bubka debieran representar para Tomas amenazas netamente más benévolas que el tocayo alemán del primero o que la novia bielorrusa del segundo. Sin olvidar a un Lacko cuya final en Zagreb aún está caliente.

Tercer sector: Finalista en Rotterdam y campeón en Marsella, Del Potro aterriza en Dubai tras 9 partidos en 12 días, casi 5.000km de viaje y forzado a una aclimatación express. Habrá que observar su punto de fatiga pues no se antoja buena empresa llegar con sed al desierto. Un incómodo inicio ante Dolgopolov pudiera agudizar la sequedad bucal. La cobertura lateral de Djokovic parece trasladarse de la pista a los cuadros, pues su apellido aparece tanto en la parte alta como baja del draw. En nota puramente anecdótica destacar la controvertida presencia de Marko (ya derrotado por Golubev conforme se redactan estas líneas) en este sector. Convertido en el primer top 5 galo en cerca de una década, Tsonga emerge como principal obstáculo camino de la semifinal para Juan Martín. No obstante, bien pudiera preferir el argentino revivir su exitoso cruce de hace una semana con el de Le Mans antes que encarar otros frentes. Como alternativa a Jo-Wilfried surge un desafiante Mannarino, sabedor de lo que es ganar a Del Potro a tres mangas y capaz de mandar al cuarto parcial al tandilense en el pasado Abierto de Australia. O un Baghdatis que domina el enfrentamiento directo y quien ya ejerciera de verdugo en el primer torneo de la presente campaña.

Cuarto sector: Si algo parece previsible en este sector es el poco tiempo que tendrá Federer para pensar desde la primera bola del torneo. Abriendo ante Llodra, reciente finalista en Marsella, la insistencia del saque y volea del galo pondrán a prueba los reflejos del suizo al resto y su precisión en los pasantes. Con similar poderío al servicio y querencia por la red aparecerían López y Mahut como desafíos de segunda ronda, derivando el duelo en una sucesión de puntos cortos, ritmo intermitente y decisiones rápidas. Lejos de su habitual presencia en eventos estadounidenses de cuadros desnivelados, Fish ha optado por firmar acta en torneos con planteles más competitivos en el hemisferio Este. Sin ser la estrategia más factible para acumular ritmo (suma sólo 4 partidos en el año) antes de Indian Wells/Miami, le permitirá medirse a rivales de un calibre acorde al que encontrará en los citados enclaves. A no ser que vuelva a ver prematuramente mecanografiado su destino como sucedió en Marsella ante el inesperado Olivetti, los imprevisibles Youzhny –dos veces finalista- o Gasquet –semifinalista en sus dos últimas presencias- debieran pelear con el estadounidense un pasaje al infierno helvético. Tetracampeón y vigente finalista en Dubai así como reciente ganador en Rotterdam, se antoja complicado no apostar por Roger en esta llave.

Consulta el cuadro final de Dubai

Batallas en Melbourne: Día VI

Kirilenko v Kvitova: Manejando una rotura de déficit en parcial definitivo ante Carla Suárez, saltaron las alarmas en torno a la segunda cabeza de serie. Con metódica pausa, sin embargo, Petra tejió hilo a hilo el descosido marcando la diferencia con nervios de acero e insertando certeros primeros servicios. Con un argumento de entrada importante pero lejos del atribuible a su oponente, Kirilenko presenta una imperial compostura necesaria para resistir el previsible bombardeo. La rusa, competidora de infatigable desempeño, puede mantener un cuerpo a cuerpo con la checa desde el fondo. Pero mantener no significa ganar, significa mantener. Sirva de ejemplo la final de Copa Federación 2011 sobre una superficie ligeramente más rápida a la australiana. Carente de la potencia necesaria para superar tras la línea a la campeona de Wimbledon, María pudiera dar prioridad a la reacción sobre la acción. Mantenerse tras la línea confiando en su alcalinidad para forzar en Petra una construcción más elaborada de los puntos. Y error a error, ir sumando.

Djokovic v Mahut: Tras pasar por encima de dos adversarios más versados en el arte de enlodar calcetines que en el de desgastar suelas, el vigente campeón serbio encara un rival que atesora viva predilección por las superficies rápidas. Prodigado en acciones de red con más talento que muchos, el francés imprimirá una constante de intermitencia e intercambio corto. Precedido ese acercamiento a los nudos de un imperial servicio, exigirá como pocos al número 1 del mundo en materia de arriesgados pasantes y feroces restos. Una buena oportunidad para calibrar, en un ejercicio de tenis directo, el estado de reflejos y precisión de brazo que presenta el principal candidato a la corona antes de cruzar el ecuador del torneo.

Raonic v Hewitt: Buscando la segunda semana en Grand Slam por primera vez en dos años, Lleyton pudiera rememorar sentimientos de otro tiempo. Reminiscencias de más corto recorrido debiera despertar el enfrentar en Raonic un perfil de similar desempeño al de Roddick. Construidos ambos sobre crueles servicios y derechas de largo recorrido, pueden encontrar firme oposición en uno de los grandes restadores/contragolpeadores de los últimos años. Notablemente más equilibrado que el canadiense, pudiera Lleyton tratar de erosionar el flanco de revés de su adversario.  No obstante, Raonic es más potente que Andy mientras que las virtudes del australiano se encuentran en regresión. A pesar del pausado tempo de la superficie, el nuclear saque de Milos pudiera marcar una diferencia definitiva. Ante la posibilidad de parciales ajustados, ¿aguantará Lleyton la presión derivada del escaso margen de error que ofrece el adversario? ¿Atemorizará una hambrienta grada local la propuesta mecanicista del aspirante?

Lisicki v Kuznetsova: Contradiciendo una realidad inherente al circuito femenino, en esta colisión una pérdida de servicio puede suponer algo más que la pérdida de un juego. Por tanto, especial cuidado debiera poner la rusa en reducir sus clásicos claroscuros mentales a la mínima expresión. No obstante, el único precedente impregnó las suelas de verdín, una superficie donde la semifinalista alemana de Wimbledon pudo optimizar las virtudes de un monstruoso servicio. Sobre el pausado cemento australiano, no obstante, la rusa podrá tolerar con mayor firmeza los primeros envites de su oponente. En sentido inverso, sin embargo, el segundo servicio de Svetlana va a quedar muy expuesto al ímpetu de devolución de la teutona. El pesado firme aussie podría alargar un intercambio naturalmente corto entre dos de las derechas más abrasivas de la WTA. Promediando ambas más de 15 errores por manga, por contener la sangría podría pasar el billete a la segunda semana.

Zvonareva v Makarova: Tras los dos primeros duelos, la semifinalista de 2011 ha sembrado más dudas que certezas. Coqueteando con el precipicio en primera ronda, estuvo a puntos de volver a jugar un tercer parcial en el segundo partido. Quizá con la confianza algo tocada, el rival de hoy se antoja un vivero de adicionales molestias. Makarova, zurda, impondrá feroz resistencia desde el cuadro de la ventaja cuando Vera trate de cerrar los juegos. Ekaterina, afiliada servidora, impondrá iniciativa a una Zvonareva que deberá remar si aspira a absorber el ritmo de su compatriota. Capaz de derrotar a dos top 30 en la primera semana de la pasada edición antes de colisionar –y competir- con Clijsters, quisiera hacer lo propio este año paso previo a un presumible duelo con Serena Williams.

Benneteau v Nishikori: Habituado a rendir en duelos intermitentes de discurso corto y estrecho desgaste, sorprende que el finalista de Sidney se impusiera en una abierta batalla física a cinco parciales ante Simon.  En plena recuperación de aliento, la competición le coloca frente a un contragolpeador incluso más tenaz que el propio Gilles. Igualmente extendido al quinto set en su anterior encuentro, Nishikori mostró su espíritu luchador levantando dos mangas de desventaja ante un jugador local. En este escenario de músculos retorcidos, ¿marcarán los ocho años de diferencia un factor decisivo? ¿Podrá la artesanía de Benneteau hacer descabalgar la siderurgia de su oponente?