Previa del ATP Dubai

Primer sector: En circunstancia similar a la de 2011, Djokovic hace su primera aparición tras ganar el Abierto de Australia con el objetivo de revalidar su corona de Dubai. Siendo tricampeón en ambos eventos, son los torneos más fructíferos de su carrera y los 15 triunfos consecutivos en el emirato dubaití la racha más amplia jamás alcanzada en un torneo por el serbio. Abriendo ante un rival (Stebe) que ha ganado tantos partidos en el circuito como títulos de Grand Slam figuran en el palmarés del actual número 1 y con Stakhovsky como principal oposición antes de cuartos de final, probablemente sea el favorito con horizonte más despejado. Carente el cuadro de top 10 españoles, corresponde a Serbia la mayor representación en el torneo de ese selecto grupo. Tipsarevic buscará un duelo fratricida ante su joven referente, un duelo que ya cayera de su lado en el último precedente en las Finales ATP de Londres. No obstante, en lugar de un Novak deseoso de terminar la temporada debiera encontrar un competidor ávido por emprender un nuevo camino. Antes de fijar las lentes en Djokovic, sin embargo, pudiera tener que domar las acometidas de Ljubicic. Quien fuera campeón en el desierto de Indian Wells, buscará herir sobre el erial de Dubai.

Segundo sector: Tras profundas crisis post-Melbourne en las dos últimas temporadas, habrá que ver cómo retoma Murray la competición después del primer Grand Slam del año. Con balance más positivo a pesar de ceder antes en Australia, se antoja un tramo para seguir creciendo en lugar de para evitar seguir sangrando. Aun lesionado en el pie, la primera gran amenaza la encarna un Davydenko que ya le batió en la edición de 2008 y capaz de exigir a Federer hasta el décimo juego de un tercer parcial dos semanas atrás. Envejecido pero aún hábil de golpeo y fugaz de piernas, a tres parciales, es posible que el ruso llegue siempre y casi siempre bien, pero el resistente escocés debiera llegar siempre y casi siempre mejor. Nunca presente más allá de cuartos de final en el páramo dubaití, Andy podría cruzar con Berdych en dicha ronda. El checo, en fase dulce desde otoño y vencedor de los últimos tres duelos ante el número 4 del mundo, sólo ha cedido en 2012 sobre pista dura ante campeones de Grand Slam en la superficie. Alcanzando sets finales en todas sus batallas previas a tres mangas, podría resultar una colisión suicida antes de encarar un previsible duelo con Djokovic. Antes de pensar en el escocés, no obstante, Becker o Bubka debieran representar para Tomas amenazas netamente más benévolas que el tocayo alemán del primero o que la novia bielorrusa del segundo. Sin olvidar a un Lacko cuya final en Zagreb aún está caliente.

Tercer sector: Finalista en Rotterdam y campeón en Marsella, Del Potro aterriza en Dubai tras 9 partidos en 12 días, casi 5.000km de viaje y forzado a una aclimatación express. Habrá que observar su punto de fatiga pues no se antoja buena empresa llegar con sed al desierto. Un incómodo inicio ante Dolgopolov pudiera agudizar la sequedad bucal. La cobertura lateral de Djokovic parece trasladarse de la pista a los cuadros, pues su apellido aparece tanto en la parte alta como baja del draw. En nota puramente anecdótica destacar la controvertida presencia de Marko (ya derrotado por Golubev conforme se redactan estas líneas) en este sector. Convertido en el primer top 5 galo en cerca de una década, Tsonga emerge como principal obstáculo camino de la semifinal para Juan Martín. No obstante, bien pudiera preferir el argentino revivir su exitoso cruce de hace una semana con el de Le Mans antes que encarar otros frentes. Como alternativa a Jo-Wilfried surge un desafiante Mannarino, sabedor de lo que es ganar a Del Potro a tres mangas y capaz de mandar al cuarto parcial al tandilense en el pasado Abierto de Australia. O un Baghdatis que domina el enfrentamiento directo y quien ya ejerciera de verdugo en el primer torneo de la presente campaña.

Cuarto sector: Si algo parece previsible en este sector es el poco tiempo que tendrá Federer para pensar desde la primera bola del torneo. Abriendo ante Llodra, reciente finalista en Marsella, la insistencia del saque y volea del galo pondrán a prueba los reflejos del suizo al resto y su precisión en los pasantes. Con similar poderío al servicio y querencia por la red aparecerían López y Mahut como desafíos de segunda ronda, derivando el duelo en una sucesión de puntos cortos, ritmo intermitente y decisiones rápidas. Lejos de su habitual presencia en eventos estadounidenses de cuadros desnivelados, Fish ha optado por firmar acta en torneos con planteles más competitivos en el hemisferio Este. Sin ser la estrategia más factible para acumular ritmo (suma sólo 4 partidos en el año) antes de Indian Wells/Miami, le permitirá medirse a rivales de un calibre acorde al que encontrará en los citados enclaves. A no ser que vuelva a ver prematuramente mecanografiado su destino como sucedió en Marsella ante el inesperado Olivetti, los imprevisibles Youzhny –dos veces finalista- o Gasquet –semifinalista en sus dos últimas presencias- debieran pelear con el estadounidense un pasaje al infierno helvético. Tetracampeón y vigente finalista en Dubai así como reciente ganador en Rotterdam, se antoja complicado no apostar por Roger en esta llave.

Consulta el cuadro final de Dubai

Anuncios

Batallas en Melbourne: Día IV

Hewitt v Roddick: Si contemplamos el historial de batallas, observamos que el norteamericano ha cerrado el puño en los últimos seis enfrentamientos. Si leemos la letra pequeña, no obstante, comprobamos que ese sexteto deportivo está plagado de pulsos decididos en sets definitivos e infestados de tiebreaks. Es decir, destinos marcados por apenas puñados de puntos. Si vamos más allá, además, vemos que esta media docena de duelos tuvieron lugar sobre superficies notablemente más rápidas que el pesado firme australiano. Andy, de argumento más explosivo, no marcará tanta diferencia al servicio sobre el piso ‘aussie’. Lleyton, apologeta del desgaste y paciente constructor de puntos, podría encontrarse con mayor frecuencia en intercambios prolongados. Con todo, fue el norteamericano quien brilló ante el incómodo Haase mientras que el australiano sufrió frente al secundario Stebe. Huele a melodrama.

Suárez v Kvitova: Lastrada por lesiones durante las últimas dos temporadas, el nombre de Carla ha perdido fuelle en el circuito desde que, en 2009, llegase a rozar el top 20. De hecho, esa temporada alcanzaría la antepenúltima ronda en Melbourne, derrotando a Venus Williams antes de someter a las actuales dos primeras raquetas del tenis español (Medina, Martínez-Sánchez). Campeona nacional sobre suelo duro en diciembre, espera volver por unos fueros que la llevaran a ser doble cuartofinalista de Slam con apenas 20 años. A pesar de no ser una consumada restadora, Petra puede abrasar el débil servicio de la canaria y acortar los intercambios ante una jugadora capaz de hacerle frente en el plano físico. En busca de la iniciativa en los rallies, además, la española encontrará dificultades para emplear su principal arma. Forjada con un magistral revés cruzado a una mano, este golpe surtiría de pelotas la brutal derecha siniestra de la checa. Dada la inferioridad manifiesta golpe por golpe, buscar un planteamiento ofensivo de golpes paralelos podría ser una opción barajable aunque arriesgada.

Zvonareva v Hradecka: Exigida durante más de tres horas en un competido duelo de apertura, Vera puede llegar al duelo con un peaje físico impropio de una segunda ronda. La temporada, tras ser apabullada en Sydney, ha empezado mal y pueden surgir dudas. Además, con tendencia al sufrimiento frente a grandes pegadoras encontrará en la checa a una rival que rompe la bola con golpes a dos manos desde ambas alas. Esto es, posibilidad de hacer kilómetros sobre el cemento. No obstante, la pausada cadencia de la superficie debiera favorecer el estilo contragolpeador y la extraordinaria movilidad de la rusa sobre una jugadora de limitado desplazamiento que construye su juego sobre demoliciones de fondo.

Bellucci v Monfils: Dotado de hechuras para armar un gran jugador, el brasileño manifiesta una desidia inquietante para sellar partidos. Signo de su talento evidente, fue capaz de tumbar a Murray y Berdych de forma consecutiva sobre la arcilla de Madrid. Muestra de su palpable abandono, apenas cerró siete duelos posteriores a Wimbledon antes de cerrar el pasado curso. Zurdo, podría emplear derechas cruzadas para poner en apuros el débil flanco de revés de su oponente galo. En una batalla abierta por hacerse con el centro de pista –dada la agradable movilidad que ambos atesoran- podría llegar a producirse un status quo. La duda radica en cómo podría Thomaz mantener el pulso ante un jugador más fuerte, rápido y que ha demostrado superiores destrezas en sentido táctico.

Raonic v Petzschner: Dos dobles faltas en el primer juego de los cuartos de final de Halle 2011 hicieron que el canadiense anduviera a remolque durante todo el partido. Hasta la derrota. En un duelo de versados sacadores los errores se pagan caros y Milos penó gravemente ese error inicial. Como si esperase el reencuentro con Philipp a gran escala, el canadiense presenta unos registros brutales en 2012. Ha ganado los 60 juegos al servicio jugados en la temporada. En Chennai, se convirtió en el primer jugador tras 135 eventos en alzar un título sobre pista dura sin ceder un servicio. En Melbourne va a necesitar un desempeño similar, al menos ante el alemán. Con predilección por pistas rápidas, pondría en apuros a Nadal durante cinco mangas en Wimbledon 2010. En pleno regreso tras una lesión que lastró su segunda mitad de temporada, batir a un antiguo verdugo se antoja moralmente relevante para el poderoso canadiense.

Golubev v Gasquet: Una de los retos añadidos que puede tener un cuadro proviene de la heterogeneidad de estilos en rivales consecutivos. En este sentido, tras superar a Youzhny, Andrei pudiera sentirse aliviado de encarar un reto similar en el delicado francés de elegante revés a una mano y parecida carencia en la potencia de tiro. Entre dos jugadores de delicado temperamento y susceptibles de inconsistencia, la narrativa pudiera girar de bando como las hojas de un libro abierto atrapado en una corriente de aire. Habiendo dejado atrás una vergonzosa racha de 18 derrotas, el kazajo podría dar rienda suelta a su impenitente golpeo. Su precisión en un escenario de alto riesgo y la paciencia de Richard para amoldarse a las acometidas se antojan claves para decantar el sentido del duelo.

Simon v Benneteau: Acogiendo a dos tenistas que arriban a Melbourne tras haber cosechado buenos resultados en torneos recientes el duelo podría deparar un grato espectáculo entre dos jugadores en aparente buena forma. Semifinalista en Brisbane y finalista en Sydney respectivamente, esta colisión entre compatriotas ofrecerá una mezcolanza de estilos, dos formas contrapuestas de entender el deporte. Abrazando una postura conservadora aferrado a la línea de fondo, Gilles intentará extender los intercambios tratando de otorgar relevancia al plano físico bajo el estío australiano. Julien, ávido ejecutor de jugadas en mitad de pista, apostará por la ruta más directa de acortar las discusiones cerniendo sombra entre los nudos. El desgaste que implica la propuesta del primero –cuartofinalista en 2010- pudiera desarbolar la precisión y concentración inherente al planteamiento del segundo.

Makarova v Kanepi: Capaz de someter a adversarias top 20 del calibre de Ivanovic o Petrova en la primera semana paso previo a competir durante un set frente a frente con Clijsters -posterior campeona-, Makarova protagonizó uno de los grandes papeles entre la segunda línea en 2011. Dando continuidad al buen juego mostrado al final de la pasada temporada, Kanepi ganó el torneo de Brisbane sin ceder parciales ante nombres como Pavlyuchenkova, Petkovic, Schiavone o Hantuchova. Autoritaria al servicio, mostró una mejorada consistencia en un desempeño de alto riesgo y llega a Melbourne como una de las grandes tapadas del torneo. No obstante, esta triple cuartofinalista de Grand Slam debe demostrar que esa brillante semana no fue un momento de inspiración sino toda una declaración de intenciones sobre la que cimentar futuros objetivos.