Batallas en Melbourne: Día VI

Kirilenko v Kvitova: Manejando una rotura de déficit en parcial definitivo ante Carla Suárez, saltaron las alarmas en torno a la segunda cabeza de serie. Con metódica pausa, sin embargo, Petra tejió hilo a hilo el descosido marcando la diferencia con nervios de acero e insertando certeros primeros servicios. Con un argumento de entrada importante pero lejos del atribuible a su oponente, Kirilenko presenta una imperial compostura necesaria para resistir el previsible bombardeo. La rusa, competidora de infatigable desempeño, puede mantener un cuerpo a cuerpo con la checa desde el fondo. Pero mantener no significa ganar, significa mantener. Sirva de ejemplo la final de Copa Federación 2011 sobre una superficie ligeramente más rápida a la australiana. Carente de la potencia necesaria para superar tras la línea a la campeona de Wimbledon, María pudiera dar prioridad a la reacción sobre la acción. Mantenerse tras la línea confiando en su alcalinidad para forzar en Petra una construcción más elaborada de los puntos. Y error a error, ir sumando.

Djokovic v Mahut: Tras pasar por encima de dos adversarios más versados en el arte de enlodar calcetines que en el de desgastar suelas, el vigente campeón serbio encara un rival que atesora viva predilección por las superficies rápidas. Prodigado en acciones de red con más talento que muchos, el francés imprimirá una constante de intermitencia e intercambio corto. Precedido ese acercamiento a los nudos de un imperial servicio, exigirá como pocos al número 1 del mundo en materia de arriesgados pasantes y feroces restos. Una buena oportunidad para calibrar, en un ejercicio de tenis directo, el estado de reflejos y precisión de brazo que presenta el principal candidato a la corona antes de cruzar el ecuador del torneo.

Raonic v Hewitt: Buscando la segunda semana en Grand Slam por primera vez en dos años, Lleyton pudiera rememorar sentimientos de otro tiempo. Reminiscencias de más corto recorrido debiera despertar el enfrentar en Raonic un perfil de similar desempeño al de Roddick. Construidos ambos sobre crueles servicios y derechas de largo recorrido, pueden encontrar firme oposición en uno de los grandes restadores/contragolpeadores de los últimos años. Notablemente más equilibrado que el canadiense, pudiera Lleyton tratar de erosionar el flanco de revés de su adversario.  No obstante, Raonic es más potente que Andy mientras que las virtudes del australiano se encuentran en regresión. A pesar del pausado tempo de la superficie, el nuclear saque de Milos pudiera marcar una diferencia definitiva. Ante la posibilidad de parciales ajustados, ¿aguantará Lleyton la presión derivada del escaso margen de error que ofrece el adversario? ¿Atemorizará una hambrienta grada local la propuesta mecanicista del aspirante?

Lisicki v Kuznetsova: Contradiciendo una realidad inherente al circuito femenino, en esta colisión una pérdida de servicio puede suponer algo más que la pérdida de un juego. Por tanto, especial cuidado debiera poner la rusa en reducir sus clásicos claroscuros mentales a la mínima expresión. No obstante, el único precedente impregnó las suelas de verdín, una superficie donde la semifinalista alemana de Wimbledon pudo optimizar las virtudes de un monstruoso servicio. Sobre el pausado cemento australiano, no obstante, la rusa podrá tolerar con mayor firmeza los primeros envites de su oponente. En sentido inverso, sin embargo, el segundo servicio de Svetlana va a quedar muy expuesto al ímpetu de devolución de la teutona. El pesado firme aussie podría alargar un intercambio naturalmente corto entre dos de las derechas más abrasivas de la WTA. Promediando ambas más de 15 errores por manga, por contener la sangría podría pasar el billete a la segunda semana.

Zvonareva v Makarova: Tras los dos primeros duelos, la semifinalista de 2011 ha sembrado más dudas que certezas. Coqueteando con el precipicio en primera ronda, estuvo a puntos de volver a jugar un tercer parcial en el segundo partido. Quizá con la confianza algo tocada, el rival de hoy se antoja un vivero de adicionales molestias. Makarova, zurda, impondrá feroz resistencia desde el cuadro de la ventaja cuando Vera trate de cerrar los juegos. Ekaterina, afiliada servidora, impondrá iniciativa a una Zvonareva que deberá remar si aspira a absorber el ritmo de su compatriota. Capaz de derrotar a dos top 30 en la primera semana de la pasada edición antes de colisionar –y competir- con Clijsters, quisiera hacer lo propio este año paso previo a un presumible duelo con Serena Williams.

Benneteau v Nishikori: Habituado a rendir en duelos intermitentes de discurso corto y estrecho desgaste, sorprende que el finalista de Sidney se impusiera en una abierta batalla física a cinco parciales ante Simon.  En plena recuperación de aliento, la competición le coloca frente a un contragolpeador incluso más tenaz que el propio Gilles. Igualmente extendido al quinto set en su anterior encuentro, Nishikori mostró su espíritu luchador levantando dos mangas de desventaja ante un jugador local. En este escenario de músculos retorcidos, ¿marcarán los ocho años de diferencia un factor decisivo? ¿Podrá la artesanía de Benneteau hacer descabalgar la siderurgia de su oponente?

Anuncios

Batallas en Melbourne: Día IV

Hewitt v Roddick: Si contemplamos el historial de batallas, observamos que el norteamericano ha cerrado el puño en los últimos seis enfrentamientos. Si leemos la letra pequeña, no obstante, comprobamos que ese sexteto deportivo está plagado de pulsos decididos en sets definitivos e infestados de tiebreaks. Es decir, destinos marcados por apenas puñados de puntos. Si vamos más allá, además, vemos que esta media docena de duelos tuvieron lugar sobre superficies notablemente más rápidas que el pesado firme australiano. Andy, de argumento más explosivo, no marcará tanta diferencia al servicio sobre el piso ‘aussie’. Lleyton, apologeta del desgaste y paciente constructor de puntos, podría encontrarse con mayor frecuencia en intercambios prolongados. Con todo, fue el norteamericano quien brilló ante el incómodo Haase mientras que el australiano sufrió frente al secundario Stebe. Huele a melodrama.

Suárez v Kvitova: Lastrada por lesiones durante las últimas dos temporadas, el nombre de Carla ha perdido fuelle en el circuito desde que, en 2009, llegase a rozar el top 20. De hecho, esa temporada alcanzaría la antepenúltima ronda en Melbourne, derrotando a Venus Williams antes de someter a las actuales dos primeras raquetas del tenis español (Medina, Martínez-Sánchez). Campeona nacional sobre suelo duro en diciembre, espera volver por unos fueros que la llevaran a ser doble cuartofinalista de Slam con apenas 20 años. A pesar de no ser una consumada restadora, Petra puede abrasar el débil servicio de la canaria y acortar los intercambios ante una jugadora capaz de hacerle frente en el plano físico. En busca de la iniciativa en los rallies, además, la española encontrará dificultades para emplear su principal arma. Forjada con un magistral revés cruzado a una mano, este golpe surtiría de pelotas la brutal derecha siniestra de la checa. Dada la inferioridad manifiesta golpe por golpe, buscar un planteamiento ofensivo de golpes paralelos podría ser una opción barajable aunque arriesgada.

Zvonareva v Hradecka: Exigida durante más de tres horas en un competido duelo de apertura, Vera puede llegar al duelo con un peaje físico impropio de una segunda ronda. La temporada, tras ser apabullada en Sydney, ha empezado mal y pueden surgir dudas. Además, con tendencia al sufrimiento frente a grandes pegadoras encontrará en la checa a una rival que rompe la bola con golpes a dos manos desde ambas alas. Esto es, posibilidad de hacer kilómetros sobre el cemento. No obstante, la pausada cadencia de la superficie debiera favorecer el estilo contragolpeador y la extraordinaria movilidad de la rusa sobre una jugadora de limitado desplazamiento que construye su juego sobre demoliciones de fondo.

Bellucci v Monfils: Dotado de hechuras para armar un gran jugador, el brasileño manifiesta una desidia inquietante para sellar partidos. Signo de su talento evidente, fue capaz de tumbar a Murray y Berdych de forma consecutiva sobre la arcilla de Madrid. Muestra de su palpable abandono, apenas cerró siete duelos posteriores a Wimbledon antes de cerrar el pasado curso. Zurdo, podría emplear derechas cruzadas para poner en apuros el débil flanco de revés de su oponente galo. En una batalla abierta por hacerse con el centro de pista –dada la agradable movilidad que ambos atesoran- podría llegar a producirse un status quo. La duda radica en cómo podría Thomaz mantener el pulso ante un jugador más fuerte, rápido y que ha demostrado superiores destrezas en sentido táctico.

Raonic v Petzschner: Dos dobles faltas en el primer juego de los cuartos de final de Halle 2011 hicieron que el canadiense anduviera a remolque durante todo el partido. Hasta la derrota. En un duelo de versados sacadores los errores se pagan caros y Milos penó gravemente ese error inicial. Como si esperase el reencuentro con Philipp a gran escala, el canadiense presenta unos registros brutales en 2012. Ha ganado los 60 juegos al servicio jugados en la temporada. En Chennai, se convirtió en el primer jugador tras 135 eventos en alzar un título sobre pista dura sin ceder un servicio. En Melbourne va a necesitar un desempeño similar, al menos ante el alemán. Con predilección por pistas rápidas, pondría en apuros a Nadal durante cinco mangas en Wimbledon 2010. En pleno regreso tras una lesión que lastró su segunda mitad de temporada, batir a un antiguo verdugo se antoja moralmente relevante para el poderoso canadiense.

Golubev v Gasquet: Una de los retos añadidos que puede tener un cuadro proviene de la heterogeneidad de estilos en rivales consecutivos. En este sentido, tras superar a Youzhny, Andrei pudiera sentirse aliviado de encarar un reto similar en el delicado francés de elegante revés a una mano y parecida carencia en la potencia de tiro. Entre dos jugadores de delicado temperamento y susceptibles de inconsistencia, la narrativa pudiera girar de bando como las hojas de un libro abierto atrapado en una corriente de aire. Habiendo dejado atrás una vergonzosa racha de 18 derrotas, el kazajo podría dar rienda suelta a su impenitente golpeo. Su precisión en un escenario de alto riesgo y la paciencia de Richard para amoldarse a las acometidas se antojan claves para decantar el sentido del duelo.

Simon v Benneteau: Acogiendo a dos tenistas que arriban a Melbourne tras haber cosechado buenos resultados en torneos recientes el duelo podría deparar un grato espectáculo entre dos jugadores en aparente buena forma. Semifinalista en Brisbane y finalista en Sydney respectivamente, esta colisión entre compatriotas ofrecerá una mezcolanza de estilos, dos formas contrapuestas de entender el deporte. Abrazando una postura conservadora aferrado a la línea de fondo, Gilles intentará extender los intercambios tratando de otorgar relevancia al plano físico bajo el estío australiano. Julien, ávido ejecutor de jugadas en mitad de pista, apostará por la ruta más directa de acortar las discusiones cerniendo sombra entre los nudos. El desgaste que implica la propuesta del primero –cuartofinalista en 2010- pudiera desarbolar la precisión y concentración inherente al planteamiento del segundo.

Makarova v Kanepi: Capaz de someter a adversarias top 20 del calibre de Ivanovic o Petrova en la primera semana paso previo a competir durante un set frente a frente con Clijsters -posterior campeona-, Makarova protagonizó uno de los grandes papeles entre la segunda línea en 2011. Dando continuidad al buen juego mostrado al final de la pasada temporada, Kanepi ganó el torneo de Brisbane sin ceder parciales ante nombres como Pavlyuchenkova, Petkovic, Schiavone o Hantuchova. Autoritaria al servicio, mostró una mejorada consistencia en un desempeño de alto riesgo y llega a Melbourne como una de las grandes tapadas del torneo. No obstante, esta triple cuartofinalista de Grand Slam debe demostrar que esa brillante semana no fue un momento de inspiración sino toda una declaración de intenciones sobre la que cimentar futuros objetivos.