Previa del WTA San Diego

-Parte alta:

Ganar la edición inaugural de Baku sin batir a un top 50 no despoja un ápice del óxido mostrado por Zvonareva en los últimos torneos. Siendo primera cabeza de serie en EE.UU. por primera vez desde 2005, Vera tratará de dar relevo a los tres títulos conquistados por sus compatriotas en las últimas ediciones del torneo californiano. Al disfrutar de un bye y un cruce ante un qualifier en segunda ronda, a priori seguirá disfrutando de un camino tan suave como el encontrado en Azerbaiján. Tampoco parece que pueda encontrar una gran amenaza hasta los cuartos de final en las figuras de Hercog, Dushevina o Rezai. El talento de la eslovena sobre la arcilla no encuentra respaldo sobre suelo duro. Alejada del cemento desde febrero, cerró sin victorias cinco de los seis torneos jugados en 2011 sobre dicha superficie. En el tiempo reciente, la rusa ha generado más ruido por sus habilidades en la boda de Dementieva que por las destrezas mostradas en pista, quedando la francesa –ocho victorias en la temporada- como sujeto de oposición más sólido en este sector, con lo que ello supone. Alcanzando mínimo las semifinales en sus últimos tres torneos y de vuelta en el top 25 tras un año de padecimiento por lesiones, Lisicki se presenta como el elemento a batir en el primer cuarto del cuadro. Deberá avanzar sobre un rival con tintes románticos, ya sea ante una recién casada Dulko quien en la actualidad no mantiene precisamente un romance con el suelo duro o bien sobre una Date-Krumm campeona de la edición de 1996 –cuando ninguna contendiente de 2011 había alcanzado siquiera el profesionalismo-. Quien sí ha alcanzado el profesionalismo pero quizá no la forma física óptima para este torneo es Cibulkova. Retirada de Stanford por lesión abdominal, la pequeña eslovaca deberá enfrentar, en Cirstea o Vandeweghe, una tenista de proyección ofensiva cuyos tiempos pasados fueron mejores. En el caso de la estadounidense, ¿podrá Coco encontrar la inspiración que la diera a conocer al gran público sobre estas mismas pistas en 2010? Y más importante, ¿podrá Lisicki resarcirse ante Zvonareva de los calambres, mareos, problemas de visión, bola de partido y salida de pista en camilla de Roland Garros?

Semifinalista: Lisicki

Instalada fuera del top 70 al principio de la temporada, Peng llega al cemento americano rozando el top 15. Lo ha logrado horadando terreno en torneos menores y, en parte, protagonizando sorpresas en las grandes citas sobre pista dura –victorias sobre: Jankovic en Melbourne, Li en Indian Wells, Kuznetsova en Miami; y quedando a tres puntos de batir a Azarenka en Dubai-. Ubicada en un sector relativamente liviano, la mayor amenaza –no por ello amenazadora- camino de unos hipotéticos cuartos de final vendría representada por la italiana Errani, una especialista en tierra batida que adorna la bolsa de la temporada con una final sobre cemento y un set arrebatado en Indian Wells a una Clijsters recién campeona del Abierto de Australia. El nombre de Ana Ivanovic aparece en el cuadro resaltado en negrita, pero bien podría hacerlo en tipografía regular dadas las derrotas cosechadas en los últimos torneos (Larsson, Cetkovska, Morita). Adicionalmente presionada con el anhelo de impresionar a su nuevo técnico en Stanford –a buen seguro que lo logró- sucumbió de forma injustificable ante la aparición de un problema menor. Pudiendo abrir por segunda semana consecutiva un torneo ante la japonesa, encarar una némesis reciente durante un proceso de aprendizaje puede deparar un duelo impredecible. Otra jugadora con pronóstico reservado es la italiana Pennetta. Semifinalista en 2010, llega a agosto sin haber alcanzado un partido por el título por vez primera desde la temporada 2004. En un sector bastante inestable, podría alcanzar los cuartos de final ayudada por un elevado componente de autocombustión externa. A pesar de la gris tesitura, Flavia y Ana dominan sin error (4-0 y 2-0, respectivamente) el enfrentamiento ante Shuai. ¿Conseguirá la china imponer la realidad del presente a los recuerdos del pasado para sellar su primera victoria ante la italiana o la serbia?

Semifinalista: Peng

-Parte baja:

En gran momento desde la llegada de la hierba a mediados de junio, Hantuchova ha reverdecido laureles hasta el punto de sólo dejarse partidos ante las últimas semifinalistas de Wimbledon en sus últimas cuatro derrotas. Semifinalista en 2010, ha sido ubicada en un sector que le garantiza serias opciones de, al menos, repetir resultado. Maltratada por la eslovaca en 2010 en estas mismas pistas, Zheng podría portar galones de semifinalista de Grand Slam en pista dura respecto al resto de rivales en busca de la revancha en cuartos de final. Sin embargo, tras alcanzar el penúltimo partido en Melbourne la china se ha ido diluyendo como un azucarillo en una carrera hacia el anonimato. En su regreso al torneo californiano tras 13 años de ausencia Lucic podría tratar de aprovecharlo y sobrevivir más allá de los 45 minutos que permaneció sobre las pistas de Stanford la pasada semana. Ganando dos de los últimos tres torneos disputados fuera de Grand Slam, Vinci llega a San Diego con los deberes hechos. La versátil tenista de Tarento pudiera caer en la autocomplacencia tras haber firmado a mitad de temporada unos resultados probablemente más brillantes de lo esperado. Entre dudas, retornos y posibles relajaciones, Jovanovski podría seguir cimentando su estatus de tercera bala serbia y repetir en San Diego los cuartos de final alcanzados en Washington el pasado viernes. La australiana de origen eslovaco Gajdosova podría protagonizar un duelo de tenis directo ante la estadounidense McHale, la tenista más joven del top 100 y probablemente el proyecto más consistente del panorama norteamericano. Volviendo al escenario de su última final hace justo un año Radwanska verá puesta a prueba su demostrada fragilidad mental con el añadido de la ingente defensa de puntos. Tal vez con el ánimo de minimizar sus daños el azar ha querido poner en su posible ruta a Oudin, estrella fugaz en 2009 tras alcanzar los cuartos de final del US Open pero acreedora de tres antepenúltimas rondas sobre pista dura en los últimos dos años. ¿Podrán proyectos de futuro o apuestas inestables detener el impulso de Daniela?

Semifinalista: Hantuchova

En el que presumiblemente sea el sector más potente del cuadro, la lucha por las semifinales pudiera venir representada por una batalla abierta entre las dos primeras raquetas de Alemania. Sugiriendo problemas de adaptación inmediata, Goerges se ha visto perdida en mitad del baile de suelos que tenido lugar tras su magnífica temporada de arcilla –dos victorias sobre la #1 incluidas-. Cuatro de sus cinco derrotas en primera ronda en esta temporada se produjeron tras cambiar de superficie, por lo que su prematura salida de Stanford no debiera representar nada significativo para San Diego. Derrotada a las primeras de cambio en tres de los últimos cuatro torneos en parte debido al motivo mencionado, el potente servicio de Julia debiera encontrar acomodo una vez asentada sobre el raudo cemento de California. Mayores obstáculos para alcanzar los cuartos de final pudiera encontrar su verdugo de Stanford. Obligada a abrir el torneo ante la potencia de un nuevo brazo como el de la canadiense Marino, Kirilenko deberá pasar posteriormente por el aro de la inspirada Paszek –cuartofinalista en Wimbledon, semifinalista en Washington- o la versátil Halep. Si es capaz de superar ese arduo camino podría reeditar su enfrentamiento ante Julia en un duelo por evitar el primer capítulo en cuadro final entre las líderes alemanas y sacar un billete para enfrentar a su bestia negra de 2011. Ante la pérdida del fuelle primaveral protagonizado por Goerges y el ascenso estival de Lisicki, Petkovic ha permanecido en un plano intermedio sosteniendo el estandarte del tenis germano. Quedándose a una victoria en Wimbledon de ser la única tenista junto a Sharapova en alcanzar la segunda semana de los últimos cuatro Grand Slam, Andrea llega al cemento norteamericano con la confianza de saberse top 10 por primera vez en su carrera, pase lo que pase en San Diego, el próximo lunes. Como primer plato podría enfrentar a la zurda Makarova, un peligro real dada la escasez de tenistas de nivel con mecánica siniestra en el circuito, antes de encarar a la enigmática Vesnina o a una motivada Erakovic tras su brillante triunfo ante Azarenka. ¿Podrá Goerges poner un interrogante sobre la hegemonía del tenis germano? O, en su regreso al cemento tras el duelo más importante de su carrera –semifinal de Miami-, ¿podrá Petkovic lograr el título más importante de su carrera?

Semifinalista: Petkovic

Semifinales

Peng d. Lisicki

Petkovic d. Hantuchova

Final

Petkovic d. Peng

Anuncios

Acerca de alvarorama
Probando la etiqueta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: