Promoción del 2011: Roland Garros (II)

Realizamos a continuación un breve repaso acerca de los alumnos más aventajados sobre la arcilla de París en 2011.

Li: Al igual que en el Abierto de Australia –donde quedó a 10 puntos de ganar el título-, la china volvió a dominar una final de Grand Slam durante una manga y media. Exactamente igual que en Melbourne, el momento delicado apareció a la hora de cerrar el partido. Pero a diferencia de lo ocurrido en las antípodas, fue capaz de convertir en terminal la fase crítica del encuentro. La asiática ha sabido adaptar un juego forjado para el cemento hasta rozar la excelencia sobre la arcilla. Dotada de pesados argumentos desde ambas alas, un serio servicio y una atractiva movilidad, ha mostrado grandes progresos en una de las últimas asignaturas pendientes: el deslizamiento. Siendo la primera jugadora desde Serena Williams en el US Open 2001 en batir a cuatro top ten camino del título -la prensa nacional lo ha calificado como mayor éxito en los últimos 30 años del deporte chino- fue capaz de absorber la potencia de estilos directos del calibre de Kvitova, Azarenka o Sharapova antes de moldear a la versátil Schiavone. Histórico. Matrícula de honor.

Nadal: Victoria desde el sufrimiento. Comenta el balear que la victoria de 2008, sin apenas sobresaltos, no le sabe igual que el último título. Atenazado mentalmente, jugó en el alambre durante la primera semana (disputó el segundo partido más largo de su carrera ante Isner, perdió tantos servicios ante Andújar como en todo el US Open). Recobrando sensaciones camino del primer domingo, mostró síntomas de su indeleble competitividad al incrementar el nivel conforme lo hizo la entidad de los adversarios. Lograr victorias solventes ante jugadores que le han dado problemas en Grand Slam como Murray o Soderling supusieron el impulso definitivo para amarrar el sexto cetro parisino tras una sensacional final ante Federer. Sin desplegar su mejor nivel (salvando hordas de bolas de rotura, siendo incapaz de consolidar ventajas, pegando con desconfianza durante buena parte de la quincena) Nadal vuelve a ganar Roland Garros. Un campeón que juega bien es admirable. Si es capaz de repetir conquistas sin mostrar su mejor versión se convierte en algo temible. Sobresaliente

Federer: Desplazado al segundo plano a nivel mediático, centró los focos equivalentes a toda la quincena poniendo fin a la racha de Djokovic. Desplegando una precisión y movilidad prácticamente traspapelada en su manual de instrucciones logró llegar al último partido por quinta vez en los últimos seis años. Aunque fatalmente poco certero en las fases clave de la final -incapaz de cerrar el primer set ante al servicio y desperdiciando un 0-40 al inicio de la cuarta manga- estuvo más cerca de la gloria que en ocasiones pasadas. Si un Federer agresivo, dado el ultimátum en el fondo físico, es capaz de llegar a la final del torneo más exigente en tal aspecto, que no podrá hacer en superficies rápidas que priman en mayor medida el estilo directo. Encaminado presumiblemente a una selección más exhaustiva de calendario y siendo la conquista de otro Grand Slam el principal objetivo reconocido, es una amenaza top en próximos meses, semanas e incluso días. Sobresaliente

Schiavone: Sin levantar título alguno desde que besara la Copa Suzanne Lenglen doce meses atrás, siquiera pisando un partido por el título desde entonces, la milanesa llegó a París con el mayor reto de su carrera: defender una final de Grand Slam. En nivel claramente ascendente durante la quincena, y tras una temporada en tierra ligeramente discreta, salvó situaciones delicadas ante Jankovic –a seis puntos de caer eliminada [terminó el partido sin fuerzas para agacharse a besar la arcilla]- y límite ante Pavlyuchenkova (1-6 1-4). Siendo fiel a la inventiva de su estilo, según cuenta se dijo a sí misma lo siguiente en el momento adverso ante Anastasia: “Sigue adelante. Estoy aquí. Si tengo que perder, tengo que perder en el camino correcto”. La frialdad de la experiencia ganó el partido ante la calentura de la mejor teenager del circuito. Tras llegar a su segunda final de Grand Slam habiendo superado los cuartos de final sólo dos veces en 43 apariciones, Francesca confirma la efectividad del cóctel menos común en el circuito femenino: técnica (es lo más parecido a Justine Henin tras la retirada de la belga) y experiencia. Una artista de trazo fino que sobrevive en tiempos de brocha gorda. Sobresaliente

Murray: A pesar de estar ubicado en el sector más asequible del cuadro donde, además, la gran amenaza en un hipotético camino hasta las semifinales –Almagro- fue eliminada a las primeras de cambio, el resultado final tiene mayor trascendencia de la aparente. Lastrado por una lesión en el tobillo desde el inicio de la tercera ronda, el escocés ofreció muestras evidentes de progreso en cuanto a madurez competitiva y técnica se refiere. Manteniendo un tipo dañado supo dar el necesario paso adelante siendo más agresivo que un timorato Berrer y añadir la derecha –como hiciera en Roma ante Djokovic- a su intermitente y a menudo desequilibrado arsenal ofensivo para salvar dos mangas de desventaja ante Troicki. Cargando con dicha lesión firmó el mejor resultado de su carrera en París. Queda demostrado que tiene una versión agresiva que se antoja vital para seguir progresando, la pregunta reside en su disposición para emplearla regularmente como argumento o como mero recurso de emergencia. Notable-Sobresaliente

Sharapova: Tras conquistar el primer torneo en un año y la victoria sobre arcilla más importante de su carrera, la rusa dio continuidad al título logrado en Roma alcanzando la segunda semana en Grand Slam por primera vez en dos años e igualando su mejor resultado en Roland Garros al alcanzar sus primeras semifinales en un ‘major’ después de la lesión en el hombro. Siendo fiel a un rasgo inherente en su personalidad, la siberiana mostró una frialdad de acero para remontar un partido perdido ante la inexperta Garcia (1-6 1-4) y situaciones adversas ante la impotente Radwanska (1-4 en el primer parcial y cinco bolas de set en la segunda manga). Mostrando un gran nivel al servicio durante la quincena y precisión a la hora de cerrar los puntos, solo claudicó aturdida por el vendaval de semifinales. Una actuación similar en superficies más rápidas puede tener mayor recompensa. Notable

Djokovic: Que una semifinal de Roland Garros pueda llegar a saber a poco deja a las claras de lo que estamos hablando. El serbio ha igualado o superado su mejor resultado en todos los torneos disputados en la temporada. Salvando con mayor solvencia de lo que indica el marcador un espinoso duelo con Del Potro en la primera semana, Novak registró el mejor arranque de temporada de la historia. Al ceder en la semifinal, su hito quedó como tercera marca de victorias consecutivas de todos los tiempos, a sólo tres triunfos de subir a los cielos en ese apartado. Consideramos que cualquier crítica por una semifinal cargada de dudas queda fuera de lugar. Notable

Petkovic: Alcanzando la segunda semana en un Grand Slam por tercera vez (consecutiva) en su carrera, la alemana se ha quedado a un paso de ingresar en el top 10 WTA y ha disipando ciertas dudas surgidas en torno a quién ostenta la supremacía del tenis germano. En su regreso al escenario de la derrota más dolorosa de la temporada 2010 –la Court 1- donde cedió cuatro bolas de partido antes de caer ante Kuznetsova, esta vez escribió un desenlace inverso al salvar tres bolas de set antes de batir a Jovanovski. Solventando con templanza ajustados partidos a tres mangas ante Kirilenko y Gajdosova, Andrea demostró haber perfeccionado una técnica marcadamente ruda, arropándola a su vez por estabilidad emocional y sensibilidad táctica. Continuidad es el siguiente paso; en ello anda. Notable

Soderling: A pesar de realizar una discreta temporada de tierra, el sueco ha desarrollado la capacidad de horadar terreno en los grandes escenarios con certera regularidad. Firmando, al menos, cuartos de final en cuatro de los últimos cinco Grand Slams, el escandinavo se ha labrado un merecido estatus de seria alternativa. Si bien no podemos considerarle entre los grandes, sí podemos tenerle en cuenta para hacer algo grande. Notable

Azarenka: Campeonando o cediendo ante la postrera campeona en los últimos siete torneos disputados, la bielorrusa es una alternativa seria en cualquier torneo de aquí a final de temporada. Pura mezcolanza de velocidad y potencia, fue descabalgando rivales con autoridad manifiesta hasta igualar su mejor resultado en Roland Garros. Allí, en cuartos de final, no supo reponerse del break el duodécimo juego que supuso la pérdida del primer set. Afectada, no consolidó una temprana rotura en el segundo parcial antes de terminar cediendo dócilmente el encuentro ante Li. Asentada en la élite del tenis femenino, las dudas en torno a su figura giran en torno a dos ejes: el rendimiento en los momentos decisivos de los grandes torneos –nunca superó cuartos de final en Grand Slam, jugadora susceptible de picos y valles- y la fragilidad de su físico -6 retiradas en 2010, 3 en 2011-. Notable

Bartoli: Dando continuidad a la final alcanzada en Estrasburgo y tras poner en duda por lesión su participación en París, Marion alcanzó el penúltimo partido del torneo más importante en su superficie más adversa. Reconciliada con una grada patria tradicionalmente adversa, la finalista de Indian Wells se convirtió en la primera francesa en alcanzar las semifinales de Roland Garros desde que lo lograra Mary Pierce (francesa de adopción) diez años atrás. A pesar de no emular el hito de la tenista de Montreal, la temporada de tierra permite a Bartoli regresar al top 10 igualando el mejor ranking de su carrera (#9) y encarar el mes de hierba –finalista de Wimbledon en 2007- cargada de moral. Notable

Contingente ruso: Nación dominadora en el tiempo reciente del tenis femenino que no pasa por su mejor momento. No obstante, colocó a seis representantes en la segunda semana del torneo. Zvonareva alcanzó los octavos de final. Salvó bola de partido ante una Lisicki acalambrada y mareada pero fracasó por dos veces al servir para ganar el primer set ante Pavlyuchenkova –quien alcanzaría sus primeros cuartos de final de Grand Slam- antes de terminar cediendo un partido que pudo haber ganado con comodidad. Siendo una jugadora que no se prodiga en exceso sobre el rojo, superar el primer domingo es un resultado aceptable. Kuznetsova –campeona en 2009- alcanzó sus primeros cuartos de final de Grand Slam en dos años. Kirilenko enlazó más de dos victorias por primera vez en 2011 –antes de caer por tercera vez en cinco semanas ante Petkovic- poniendo un pequeño parche en una primera mitad de temporada para olvidar. Makarova, zurda emergente forjada para suelos más rápidos, accedió a la segunda semana en Grand Slam por primera vez en su carrera. Notable

Anuncios

Acerca de alvarorama
Probando la etiqueta

One Response to Promoción del 2011: Roland Garros (II)

  1. Rafael Plaza says:

    Buen trabajo. Se agradecen este tipo de textos críticos y poco comunes habitualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: