El juego en blanco de…Tommy Robredo

Pasan las temporadas y ahí permanece, impertérrito al transcurso del tiempo. Apostado en una discreta segunda fila y a la espera cobrar un esporádico protagonismo, el catalán continúa acumulando horas en pista tratando de perforar la jerarquía establecida.

A continuación cuatro aspectos del particular triunfo de Tommy Robredo:

15-0 // Porque renegó del Todopoderoso. Abrumado por la mejor versión del activo más talentoso del deporte, contempló con la mirada de la indiferencia la maravilla del maestro helvético. Impasible al prematuro vendaval precipitado sobre sus huesos, conservó la frialdad hasta equilibrar la balanza. Pudiendo poner una segunda mejilla en forma de renovada táctica, siguió la ruta marcada sin apartar la mirada. Pestañeó primero, pero tardó en tornar los ojos.

30-0 // Porque taponó la herida abierta. Lastimado por un enemigo que no dio puntada sin hilo hasta ese instante, absorbió la excelencia de la lección recibida. Irguiendo la cabeza donde muchos ceden, convirtió a un rival infalible en un adversario despreocupado por el defecto. “No me importan los errores no forzados. Me da igual cometer 20 que 60” se decía el suizo Federer. Asistiendo a un recital en fila de privilegio, inoculó su consistencia en el juego del oponente desatando la hemorragia al otro lado de la red.

40-0 // Porque recibió con carácter la décima estocada. Renegado a torcer un brazo nueve veces plegado, retomó valientemente una guerra siempre perdida. Cediendo de nuevo la batalla, se sobrepuso temporalmente a la losa psicológica para imponer su voz en aisladas revueltas. Nueve años después y por vez primera en Grand Slam arrebató al suizo una manga en pista dura. Abandonando la Rod Laver Arena por la puerta de servicio, dejó la sensación de haber hecho trabajar a Roger. “Sabía que Robredo no me regalaría los puntos” cerraba el suizo.

Juego Robredo // Porque mantuvo el estatus de eterna alternativa. Avanzando con sigiloso paso a lo largo de las temporadas, el gerundense va retrocediendo suavemente en la clasificación con una poco frecuente pero elegante progresividad. Acechando la sorpresa desde el reservado terreno de la sombra tiende a cumplir el papel previsto. Habiendo alcanzado los octavos de final en cinco de las seis últimas grandes citas sobre suelo duro se despide de Melbourne palpando el techo.

Anuncios

Acerca de alvarorama
Probando la etiqueta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: